EXPLOSIÓN - Javier de Diego
15587
post-template-default,single,single-post,postid-15587,single-format-standard,bridge-core-2.1.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

EXPLOSIÓN

EXPLOSIÓN

182 palabras.

Estalló en más de mil pedazos. Nadie lo vio. Estalló por dentro.

Se golpearon sus entrañas, sus ideas y sus emociones. Se golpearon tanto y tan fuerte… que perdió su identidad y su significado.

Todo se volvió oscuro y lleno de un silencio inmenso y profundo. Allí no quedaba nada ni nadie. Un extraño y nuevo mundo deshabitado con un ser destrozado en más de mil pedazos. Inconexo y desordenado.

Pasó el tiempo. El tiempo fue el único que no murió.

Pasó más tiempo. Y un pedazo se acercó a otro pedazo. Y al tiempo se acercó otro más. Y otro más. Una fuerza constante y persistente, unas ganas, una memoria, recordaban la composición, el puzzle que formaba antes aquel ser. Y un día, todos los pedazos volvieron a unirse y se sellaron de una manera jamás vista, una manera perenne e indestructible. Y recordó su nombre y recordó quién era. Y miró al horizonte con un brillo en los ojos que nunca antes tuvo y agitó sus alas y echó a volar. Alto, muy alto.

Nada ni nadie puede detenerle ahora.

Nunca pierdas la ilusión porque a veces lo mejor está todavía por llegar

Un artículo original de Javier L. de Diego

Sin Comentarios

Publicar un comentario